Mayor tecnificación y satisfacción en el productos agrícola y pecuario, aunque se mantienen rezagos de educación y acceso a tecnología en mujeres del sector rural y rural disperso del campo colombiano.

En SINNETIC desde 2015, medimos constantemente la confianza de los pequeños y medianos productores colombianos a fin de comprender la dinámica del campo y su efecto sobre el crecimiento y desarrollo económico del país.

En la medición más reciente, una muestra de 740 productores en diferentes actividades agrícolas y pecuarias. hombres y mujeres fueron tenidos en cuenta en el estudio que capto opiniones de los siete departamentos agrícolas y pecuarios más grandes del país tanto en municipios rurales como rurales dispersos.

Artículo relacionado: Confianza del agricultor colombiano pequeño.

Los resultados indican que la satisfacción del agricultor viene subiendo en comparación con el 2017 y los años anteriores; Esto se debe fundamentalmente a menores niveles de producción reportados por paperos y arroceros del país.

La satisfacción del pequeño y mediano productor tiene que ver con tres aspectos fundamentales:

 

  1. Acceso a formatos nuevos de crédito: El sector cooperativo ha jugado un rol protagónico en la financiación de la labor agrícola, sin desacreditar las microfinancieras e instituciones de créditos de bajo monto y plazo. Durante 2015, en la cabeza del productor existían 2 instituciones posibles para solicitar crédito. Para 2018, el número asciende a 6 instituciones promedio. Esta consciencia de disponibilidad de recursos alienta genera opciones y alienta la producción agrícola en el país.

Artículo relacionado: Conoce estudios sobre satisfacción del agricultor en el año 2017

 

  1. Conexión a internet: Crece de 28% a 43% el interés por tener conexión a internet. De igual forma crece de forma importante la tenencia de celulares inteligentes de 14% a 36% en rural y rural disperso. Esto se relaciona con competitividad rural al tener acceso a más información sobre mejores prácticas agrícolas, productos y noticias.

 

  1. Educación rural: Las universidades en general y los programas de educación rural, virtuales y a distancia, generan alternativas adicionales en el campo, permitiendo que la población joven se mantenga cerca de los centros productivos mientras adelantan estudios universitarios / tecnológicos haciendo que la fuerza de trabajo tenga leves renovaciones generacionales en años recientes. Para 2015, la penetración de programas de formación universitarios en el campo rural y rural disperso, era de 8%, para 2018 esta cifra crece a 18%.

 

Aunque diversos sectores agrícolas han comenzado a ver un resurgimiento del campo, hasta tal punto que nuevas generaciones comienzan a hacer apuestas productivas con mayor tecnificación, el rol de la mujer es preocupante y requiere ser visto con detenimiento.

 

  • Acceso a la tecnología: Mientras que un hombre tiene acceso a la tecnología en promedio a los 16 años en estas zonas del país, una mujer accede a estos dispositivos después de los 22 años en promedio. Este rezago en adopción tecnológica se traduce en bajo acceso a datos e información.

 

  • Finalización de estudios: La deserción estudiantil es un segundo problema a contemplar. La tasa de mantiene en mujeres menores de 18 años en zonas rurales y rurales dispersas, 1 de cada 7. Las principales causales de deserción escolar son tres:

 

  • Embarazo en la adolescencia (45%): La ausencia de acceso a métodos anticonceptivos y educación pertinente podrían ser las causales de este fenómeno social.
  • Miedo a agresiones en el trayecto de hogar a escuela (31%): Hay geografías en donde la distancia del hogar a la escuela puede ser de hasta 4 horas. En este trayecto han emergido desde robos hasta violaciones sexuales inhibiendo a las familias a enviar a sus hijas a estudiar por temor a este tipo de actos delictivos.
  • Cobertura de necesidades femeninas (25%): Muchas niñas durante sus primeros meses de periodo menstrual, no van al colegio entre otras cosas por ausencia de baños, acceso a toallas sanitarias y temor a burlas.

 

El campo avanza en productividad y tecnificación pero desde una perspectiva de genero, los rezagos de mujeres en campo no han mostrado movimientos favorables siendo necesaria una visión integral público – privada para desarrollar con equidad la competitividad rural colombiana.

¿Cómo podemos ayudarte?