Sedentarios, introvertidos y poco sociables: características de niños sobreexpuestos a tecnología